Clasificación bibliográfica

Uno de los objetivos que buscan las bibliotecas al utilizar un programa de gestión bibliotecaria, es hacer accesible el fondo de la biblioteca, permitiendo a los usuarios la recuperación de sus fondos. Para ello tenemos que realizar un análisis de contenido para su correspondiente clasificación bibliográfica.

Conviene diferenciar los conceptos de ordenación y clasificación, ya que en ocasiones se usan indistintamente.

Clasificar es agrupar los libros y recursos por su contenido (información que contiene) con el objetivo de facilitar su situación y búsqueda.

La clasificación es una técnica documental que adscribe el contenido de un documento, lo más exactamente posible, a una rama del saber, agrupándolo con sus semejantes. Esta labor del bibliotecario permitirá conocer qué obras posee una biblioteca sobre una determinada materia.

La clasificación se expresa mediante símbolos llamados notaciones que representa el nombre de una ciencia o la subdivisión de ella.

Podemos utilizar dicha clasificación para luego proceder a ordenar los libros en la biblioteca, al integrarse en la signatura para poder ubicar las obras en los estantes. La clasificación es por tanto anterior a la ordenación.

Un sistema de clasificación bibliográfica es aquel que divide un dominio de la realidad en una serie ordenada de clases y subclases.

Debemos adaptar este sistema de clasificación a nuestras necesidades según la temática de nuestros libros y los usuarios finales.

Ateniendo a las características, un buen sistema clasificatorio debe ser:

  1. Sistemático, en el que desplegar temas generales y específicos
  2. Exhaustivo, diseñado para abordar todos los conocimientos posibles dentro de cada materia
  3. Flexible, que permita la combinación de diferentes ideas y puntos de vista
  4. Lógico, que facilite las búsquedas de temas y notaciones al personal de la biblioteca, como a los usuarios finales
  5. Explícito y conciso, para expresar contenidos completos con los menos signos posibles
  6. Expansivo, preparado para actualizaciones y posibles modificaciones

Corresponde al bibliotecario determinar el sistema de clasificación a utilizar en la biblioteca y en el programa. Podemos seguir uno propio o bien utilizar un sistema de clasificación de materias

Sistemas de clasificación de materias

Explicado al inicio, enumeramos algunos de ellos, siendo las más usadas las 2 primeras que detallaremos al final.

  • iBIC (International Book Industry Categories)
  • Clasificación Decimal Universal o CDU
  • Library of Congress Classification o LCC
  • Book Industry Communication o BIC
  • Clasificación Decimal Dewey o CDD
  • Categorías BISAC (Book Industry Standards and Communications)
  • Thema (basada en BIC)
  • Classification CLIL (Commission de Liaison Interprofessionnelle du Livre)
  • NUR
  • WGS
  • Clasificación Bibliográfica de Bliss (BC)

IBIC

Es un sistema internacional de clasificación de materias estándar y con orientación comercial. Al ser el sistema mayoritario que se utiliza en España, es el que viene cargado por defecto en el programa.

Cuenta con más de 2.600 códigos de materias (en el programa están localizados en temas) agrupados de manera jerárquica en 18 grandes categorías (materias).

Clasificación Decimal Universal

Inspirada en Dewey, la CDU organiza el conocimiento en 10 grandes clases que corresponden a las tablas principales (que en el programa se encuentran bajo las Materias) cada una constituida por un solo número.

Las tablas de números auxiliares son aquellas que pueden ser añadidos a los números principales y a otros números auxiliares. En el programa estas subdivisiones se corresponden a Temas.

En el caso de querer cargar otro sistema de clasificación de materias por defecto diferente a iBIC en el programa, contacte con nosotros.

Véase también